LAVANDA, ESPLIEGO, ALHUCEMA

LAVANDA, ESPLIEGO, ALHUCEMA

Mar, 09/12/2014 - 20:02 | Bastidas Architecture | Blog

Se cultiva en todo el mundo por ser una planta especialmente resistente, pero la lavanda es originaria de la zona mediterránea. Lavandula augustifolia es la variedad de más intensa fragrancia, una especie que necesita crecer a pleno sol y que agradece los suelos bien drenados. La selección de cultivos y especies forma parte de la planificación del paisajismo, su integración en el proyecto arquitectónico debe exigir planes y trazados que respondan con coherencia a la conservación del entorno natural.

También hemos enriquecido con simbología y conceptos culturales nuestro entorno natural. Especialmente el universo de las flores, que acumula significaciones e incluso un status social que nunca ha desatendido el poder que comporta su beneficio medicinal. Así la lavanda, que civilización tras civilización ha agasajado a sus consumidores con provechosos favores cosméticos y que también sirvió al embalsamamiento, el ritual que procura la preservación de la identidad del individuo en el más allá.

La flor de la lavanda representa la pureza y el silencio y transmite un mensaje de tranquilidad y devoción. En la fotografía con la que hoy ilustramos nuestro post, el color púrpura – al que la cultura popular atribuye cualidades de femineidad y realeza-, endulza el aire de los campos de trigo recién segados. Si la arquitectura es capaz de preservar nuestra identidad como pueblo, la elección paisajística no puede ser producto de albures.

Categories